Sensibilidad auditiva

Recientemente leí, este escrito por  Therese Jolliffe en 1992

    “Los siguientes son algunos de los sonidos que todavía me trastornan bastante y hacen que me tape mis oídos ya que les temo; el griterío, los lugares con mucho ruido, el polietileno si es tocado, los globos y aviones, el ruido de los vehículos en la ciudad, el martilleo y los golpes, las herramientas eléctricas cuando son utilizadas, el sonido del mar, el sonido de las puntas de fieltro o los rotuladores utilizados para dar color y la pirotecnia. A pesar de todo lo anterior, puedo leer música y tocarla y hay ciertos tipos de música que me encantan. De hecho cuando me siento  enfadada y desesperada por todo, la música es la única forma de calmarse interiormente”  

y me hizo pensar sobre lo aterrador que debe ser para mi hijo,   el ruido del secador de manos, lo sombrío que le puede resultar el Sonido de cualquier camión, y yo desde mi perspectiva,  lo veo, lo trato de entender, pero nunca puedo sentir como él. Nosotros los padres queremos dar a nuestros hijos una cama de plumas para que no sientan padecimiento,   ofrecemos nuestra vida para cuidarlos y aun así no podemos sentir como ellos, no puedo escuchar como él. Pero sí puedo informarme, sí puedo ayudarlo, sí puedo brindarle la posibilidad de disminuir sus dificultades auditivas, puedo ponerle  audífonos grandes, puedo, a la medida de lo posible, darle un ambiente de ondas sonoras suaves o tranquilizantes para él, puedo orientarme y proporcionarle técnicas que lo ayuden a manejar mejor sus emociones cuando se encuentra en medio de estas situaciones, o simplemente modular mi voz.  

No le grites!  simplemente tiene Autismo con sensibilidad auditiva

2 comentarios en “Sensibilidad auditiva”

  1. Sobeira Rodriguez

    Tener un hijo con características diferentes a los demás es lo mejor… son tan amorosos y muestran sus sentimientos y pensamientos sin tapujos, sin máscaras, simplemente lo que su alma y corazón les indica….
    Es mi mejor experiencia

Deja un comentario